free porn sites free porn sites free porn sites free porn sites free porn sites free porn sites free porn sites free porn sites free porn sites free porn sites Indiferencia en la ruta

Síguenos

btyout

bcf

lgt

 med

Indiferencia en la ruta

accidente

Hace tiempo un grupo de periodistas franceses simuló un trágico accidente al costado de una de las carreteras de su país.  El propósito que se buscaba era determinar la reacción del público.  La escena mostraba un coche casi empotrado contra un poste telegráfico, y a su lado una bicicleta caída, junto a la cual se veía una muchacha de bruces, al parecer sin vida.

 

Era un cuadro impresionante, como para detener al primero de los automovilistas que pasara por el lugar.  Sin embargo, aquella tarde transcurrieron cuarenta y dos minutos, hasta que alguien se ofreciera para ofrecer socorro.  Antes de él habían pasado cincuenta autos sin detener para nada su marcha.  Nadie había tenido siquiera la precaución de avisar a la policía de caminos o buscar ayuda en el pueblo más próximo.

El vehículo número cincuenta y uno, que finalmente si se detuvo, era un viejo modelo de la década 30, conducido por un anciano mal vestido, procedente de una pequeña población rural.  De inmediato, los periodistas salieron de su escondite de observación y le explicaron todo claramente al buen hombre, quien terminó sonriendo ante la original experiencia.

Así actúa la sociedad “Cristiana” en la cual nos toca vivir a usted y a mí.  Mientras pronunciamos las palabras de Cristo: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”, ¡Cuán a menudo cerramos nuestro corazón a la necesidad de nuestro hermano! ¡Cuánto más fácil nos resulta mover los labios que las manos en  demostración práctica de amor fraternal!.

Pero no hablemos de cómo nos comportamos con los extraños.  Pensemos también en aquellos que tenemos cada día a nuestro lado.  ¿Cómo tratamos a ese compañero de trabajo que acaba de perder a un ser querido? ¿Cómo actuamos con el alma desvalida que vive junto a nuestra puerta? ¿Somos capaces de simpatizar con el dolor ajeno y hacer algo para aliviarlo? Vivimos en un mundo frio y egoísta.  No obstante, usted y yo podemos ser diferentes, si aprendemos a depender de Dios y le pedimos que nos enriquezca con su amor divino.

Hosting y diseno por Soluciones Web 2.0